El mercado turístico

El mercado turístico es el grupo de personas que pueden permitirse comprar un producto turístico hoy o mañana (poder adquisitivo potencial).

Es un sistema de vínculos económicos a nivel mundial en el que los servicios turísticos y de excursiones se convierten en dinero y el dinero se convierte en servicios turísticos y de excursiones. En esta perspectiva, el mercado turístico podría definirse como los países que venden e importan turismo.

Además, es un sistema económico basado en la interacción de cuatro elementos básicos:

  • La demanda turística
  • La oferta de productos turísticos
  • El precio
  • La competencia 
Características
Primero, los servicios turísticos son:

  • Intangibles: debes que proporcionar a los visitantes información exhaustiva sobre las propiedades de consumo del viaje y seguir el principio de calidad-precio. La reputación de una empresa se basa en sus clientes y en la viabilidad del mercado a largo plazo.
  • Se pierden con el tiempo (el dinero de un servicio no entregado en un determinado periodo se pierde para siempre), por lo que es fundamental una información rápida y trabajar con el pedido del cliente, así como una fijación de precios variable y escalonada que reaccione a las variaciones de la demanda e impulse las ventas.
  • Dado que la calidad de los distintos servicios de un viaje puede variar, es fundamental cobrarlos por separado en función de la calidad y la variabilidad del servicio.
En segundo lugar, cuando ofreces un producto turístico (ya sea un viaje, una excursión o un servicio hotelero reservado de antemano), suele haber un desfase temporal entre el momento en que se paga el producto turístico (se compra) y el momento en que se consume. 

En tercer lugar, en el negocio del turismo se producen considerables oscilaciones estacionales en la demanda turística.

En cuarto lugar, en el turismo son más importantes los ejecutores, es decir, las personas de servicio (guías turísticos, porteros, camareros, etc.), y los empleados de profesiones de enlace.

Por último, en el mercado turístico existe una división territorial entre el consumidor y el productor.